Proyecto CALIFA: arqueología galáctica en 3D





Dirección: 
Animación: 
Guión: 
Locución: 
Música: 



CALIFA: deconstruyendo la estructura y la evolución de las galaxias

Las galaxias son el producto de la evolución cósmica a lo largo de miles de millones de años, y su historia secreta se halla oculta en las propiedades de sus distintos componentes. CALIFA, un proyecto que se halla en plena ejecución en el Observatorio de Calar Alto (Almería), está caracterizando las galaxias del universo local con un detalle sin precedentes para tratar de descubrir estos tesoros arqueológicos.

Los sondeos de galaxias recurrían, tradicionalmente, bien a la toma de imágenes, que aporta información detallada sobre la estructura galáctica, o bien a la espectroscopía, que revela las propiedades físicas de las galaxias (composición, temperatura, edad...), pero sin acotar esos rasgos a regiones específicas. Y esto produce sesgos observacionales.

CALIFA, sin embargo, aplica la tecnología IFS, que permite tomar multitud de espectros por galaxia gracias a una ingeniosa combinación de fibras ópticas y técnicas clásicas. Así, puede obtener unos mil espectros por galaxia, lo que nos ha permitido por fin cartografiar la historia de galaxias enteras.

CALIFA es el primer estudio IFS diseñado de manera explícita como un proyecto de tipo legado y, cuando culmine, será el mayor estudio de este tipo que jamás se haya completado.

Los datos aportados por CALIFA permiten generar mapas con distintas propiedades de las galaxias como la velocidad, la edad de sus estrellas o la composición química, entre otras. Esta información permite ahondar en varias cuestiones cruciales relacionadas con la estructura y la historia de las galaxias que pueblan el cosmos. Se están obteniendo resultados, por ejemplo, acerca de los procesos que impulsaron la evolución de las galaxias a lo largo del tiempo. Pero también sobre cómo se producen dentro de las galaxias (o en distintas regiones dentro de cada galaxia individual) los elementos químicos necesarios para la vida, así como sobre los fenómenos involucrados en las colisiones entre galaxias.

Este proyecto requiere la participación de un gran consorcio de profesionales de la astronomía, cuya composición refleja la herencia hispano-alemana del observatorio. Pero también se incluyen participantes de todo el mundo hasta sumar un total de ochenta personas de trece países distribuidas por veinticinco centros de investigación con sedes en lugares tan alejados como Australia, Canadá o Estados Unidos.

Volver a portada


Más dibujitos...